Canarias ofrece uno de los sistemas fiscales a la I+D+i más ventajosos del mundo

El último informe anual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) concluye que España se posiciona en el tercer puesto de Europa, tras Francia y Portugal, en lo que se refiere a los beneficios de su sistema fiscal para la innovación. Asimismo, en ese mismo ranking, España ocupa el sexto lugar del mundo para empresas con beneficios, y el cuarto para startups y empresas sin cuota. 

El modelo aplicable en España es el que prima fiscalmente la realización de proyectos de I+D y de Innovación Tecnológica, permitiendo consolidar ahorros fiscales por varias vías: por un lado, desde el lado de los ingresos, bonificando el tipo para rendimiento de IPs y licencias propias (Patent Box); reduciendo el impacto de las contribuciones a la Seguridad Social; y finalmente, el instrumento más conocido, mediante deducción de los gastos ejecutados en Innovación Tecnológica (12%) e I+D (hasta 42%). Es, por tanto, un modelo híbrido, ya que permite aumentar este porcentaje en varias circunstancias (17% por salarios de investigadores, 8% por inversiones en equipamiento), pudiendo alcanzar como límite un máximo del 50% de la cuota y acumularse durante 18 ejercicios.

Se trata pues de un mecanismo fiscal de alto potencial, reglado, que recibe una calificación ex-ante por proyecto, y que puede monetizarse y combinarse adecuadamente con otras fuentes de financiación públicas, como las ofrecidas por el Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), como privadas.

Gracias al ‘Régimen Económico y Fiscal’ en vigor en las Islas, Canarias presenta una versión aún más beneficiosa del modelo fiscal que encontramos en el resto de España. Las diferencias radican principalmente en los siguientes aspectos:

  • Deducción por Innovación Tecnológica: 12% en Península, 45% en Canarias
  • Deducción por I+D: hasta 42% en Península, hasta 75.6% en Canarias
  • Personal investigador: hasta 17% se sus salarios en Península, 37% en Canarias
  • Inversiones afectas a actividades I+D: 8% en Península, 28% en Canarias
  • Límite de cuota aplicable anual: hasta 50% en Península, hasta 90% en Canarias

De estos datos se desprende que Canarias se posiciona como el sistema fiscal más generoso con la I+D, a nivel global y, la isla de Gran Canaria, concretamente, ofrece además, una serie de atributos que la convierten en el destino idóneo para aprovechar estas ventajas: infraestructuras, conectividad, recursos públicos y privados destinados a la I+D (Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, dotada de más de 150 grupos de investigación, Plataforma Oceánica de Canarias, Instituto Tecnológico de Canarias, Banco Español de Algas, etc.) y talento investigador.

Los incentivos que se ofrecen a nivel nacional, como los de carácter regional, pueden combinarse con líneas de financiación directa a la I+D y optimizarse durante el ciclo de vida del proyecto, e incluso en fases posteriores de explotación de la tecnología resultante.

En ese sentido, desde la iniciativa ‘Best in Gran Canaria’, liderada por la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria, se trabaja en difundir y asesorar sobre el aprovechamiento de los instrumentos fiscales y de financiación de la I+D. De hecho, la entidad dependiente del Cabildo de Gran Canaria, dispone del Servicio de Apoyo a Empresas’ (SAE), un instrumento de consultoría en fiscalidad de la innovación, prestado por expertos acreditados, al servicio de start-ups, empresas y profesionales innovadores, tanto locales como de origen internacional.

En definitiva, razones objetivas convierten a Gran Canaria en una parada obligatoria de la I+D y que hacen que las Islas Canarias sean el territorio idóneo donde maximizar las ventajas fiscales asociadas a la I+D y a la Innovación Tecnológica.