Esta multinacional orientada al desarrollo agrícola apuesta por Gran Canaria

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, acudió este jueves a la inauguración de un centro de investigación agrícola en Agüimes propiedad de KWS, una multinacional alemana orientada al desarrollo agrícola.

KWS se ha instalado en la isla con la ayuda del Cabildo y de la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria (SPEGC). Su objetivo es desarrollar su capacidad investigadora en el campo de la mejora genética de plantas, y aportar conocimiento e innovación al sector primario.

En el acto también participaron el consejero del Sector Primario y Soberanía Alimentaria, Miguel Hidalgo; el alcalde de Agüimes, Óscar Hernández; el director internacional de Estaciones de Cultivo de KWS, Jean-Claude Castelle, y el jefe de la División de Cultivos en KWS, Javier Quintero.

Estos, junto a la delegación desplazada hasta el sureste de Gran Canaria, visitaron la finca de KWS. El terreno cuenta con más de nueve hectáreas y pretende convertirse en un centro de referencia en materia de obtención de semilla mejorada.

Antonio Morales destacó la importancia de que una empresa de la envergadura de KWS, multinacional alemana líder a nivel mundial en la mejora genética de plantas, apueste por Gran Canaria, a través de su filial KWS Semillas Canarias, para desarrollar su capacidad investigadora.

“Diversificar la economía de la isla”

“Desde comienzos de la legislatura, el Cabildo se ha propuesto diversificar la economía de la Isla, a través de diferentes áreas; y, especialmente, siempre hemos dejado clara nuestra preocupación y apuesta firme por una actividad tan importante para la economía insular como es el sector primario; aupando cualquier iniciativa que fomente la I+D en este ámbito, y que a la vez contribuya a dinamizar y profesionalizar el tejido agrícola canario”, apuntó.

Morales aludió a las excelentes condiciones agroclimáticas de la Isla, que han hecho posible el establecimiento de esta industria en Gran Canaria. “Este es un proyecto de referencia que encaja a la perfección con nuestra estrategia de recuperación de zonas de cultivos y terrenos dedicados a la explotación e investigación agrícola, con un especial énfasis en el desarrollo agronómico y de I+D en la Isla”, destacó, a la vez que mostró su satisfacción por el interés mostrado por KWS para seguir explorando nuevas oportunidades de inversión.

Por su parte, el director internacional de Estaciones de Cultivo de KWS, Jean-Claude Castelle, detalló que “KWS, una de las entidades de semillas más importantes a nivel global, continúa siendo una empresa familiar e independiente que trata al agricultor de igual a igual, con proximidad, respeto y entendiendo sus necesidades”.

Fomentar la innovación

En cuanto al centro de Gran Canaria, Castelle agradeció el apoyo de las instituciones insulares y puso en valor el entorno insular. “El respaldo recibido por parte de las corporaciones locales nos da la confianza para continuar invirtiendo en nuevas iniciativas. Además, la estación de I+D en la Isla se inscribe totalmente en nuestra óptica investigadora, de hecho, es la única localización en Europa donde podemos cultivar millo con tres generaciones por año, en un ambiente sin invernaderos tecnificados, por lo que desde Gran Canaria podremos producir un 30% de todo el nuevo material genético que necesitamos cada año”.

Por último, Óscar Hernández agradeció a KWS que optara por el municipio para desarrollar su actividad, a la vez que felicitó al Cabildo por el trabajo que está realizando en la promoción y modernización del sector agrícola de la Isla. “Tanto desde el Ayuntamiento como por parte del Cabildo estamos proporcionando apoyo y asesoramiento a las iniciativas empresariales relacionadas con el sector primario, el medio ambiente y la economía sostenible, con el objetivo de fomentar la innovación y propiciar la transformación hacia un modelo de desarrollo más respetuoso con el entorno.”

I+D para la obtención de variedades de cereal

Desde Gran Canaria, esta estación de investigación se ha especializado en el desarrollo de mejoras para los principales programas de investigación que KWS tiene a nivel internacional. Así, la actividad en la Isla se centra, sobre todo, en la producción de líneas doble haploides de millo, una tecnología que permite variedades vegetales de mayor calidad y con más resistencia a las enfermedades. En la finca también se trabaja en las conversiones de girasol.

Esta actividad investigadora se enmarca en el proyecto ‘Desarrollo de nuevas líneas para la elaboración de planes de mejora de semilla’ puesto en marcha por KWS Semillas Canarias en 2019 a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), y que ha tenido una inversión aproximada de cinco millones de euros. En la actualidad, este espacio cuenta con 24 trabajadores, más un grupo de personal temporal que asciende a 50 profesionales.

Tras barajar otras localizaciones potenciales, y después de analizar múltiples factores y obtener los resultados más competitivos en Gran Canaria, KWS optó por asentarse en la Isla, para lo cual contó con el asesoramiento y apoyo del Cabildo, a través de la Consejería del Sector Primario y Soberanía Alimentaria, la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria y el Ayuntamiento de Agüimes.

“Estas instalaciones ponen de manifiesto las excelentes condiciones de Gran Canaria para hacer negocios y favorecer el establecimiento de empresas foráneas, debido en parte a la existencia de un marco favorable para el desarrollo de proyectos de investigación e innovación y al acceso a conocimiento”, concluyó Antonio Morales.

Sobre KWS

KWS Semillas Canarias es la filial en las Islas de KWS Semillas Ibéricas, cuya entidad matriz es el grupo alemán KWS SAAT, una de las empresas líderes a nivel global en la mejora genética de plantas y que tiene como pilares la innovación, independencia y sostenibilidad.

Fundada en 1856 en Alemania, KWS lleva a cabo procesos de mejoramiento vegetal y suma operaciones comerciales en más de 85 países, con 6.000 empleados, y tiene una facturación aproximada de 1.310 millones de euros (periodo 2020-2021), donde alrededor del 20% del importe neto anual es reinvertido en investigación.

El centro instalado en Gran Canaria tiene como objetivo convertirse en la referencia en materia de obtención de semilla mejorada, con el agricultor como elemento fundamental de la cadena, alcanzando una sostenibilidad rentable y competitiva en el proceso, asociada a un respeto y cuidado del medioambiente.